La “X” de las cuotas participativas de la CAM

https://i1.wp.com/www.cincodias.com/recorte.php/20080708cdscdiemp_4/XLCOD664/Ies/S-P-recorta-rating-CAM-dias-emitir-cuotas.jpgUno de los mayores dramas generados por la CAM en la sociedad alicantina está en el abultado número de cuotas participativas emitidas que han dejado a miles de familias trabajadoras, jubilados y pensionistas sin sus ahorros, cifrándose en 300 millones de euros el total de cuotas emitidas por esta entidad. Actualmente, la Audiencia Nacional investiga la actuación de sus entonces responsables desde varios frentes, habiendo imputado hasta la fecha a cinco de sus ex altos cargos. Sin embargo, y en lo que se refiere a las mencionadas cuotas, son muchas las instituciones y personas que participaron activamente en el diseño, ejecución y captación de recursos para estos instrumentos tóxicos que han esquilmado los recursos de forma indiscriminada desde las oficinas de la CAM.

Bueno es que nos preguntemos quién es el ideólogo de este disparate financiero, el responsable que justificó intelectualmente su diseño; en definitiva, la “X” de las cuotas participativas de la CAM

Las cuotas participativas de la CAM son una especie de acciones pero sin derechos políticos sobre la entidad. Los títulos cotizaban en Bolsa y tenían derecho a un dividendo, pero sus titulares carecían por tanto de voto a la hora de tomar decisiones en la Caja, sin que haya ningún tipo de bonus por tal renuncia. En el año 2008 la CAM lanza la primera y única emisión de cuotas participativas por una caja de ahorros. Si bien inicialmente se pretendía sacar a Bolsa un 20% del “capital” de la CAM, finalmente solo se sacó el 7,5% del mismo, por unos 300 millones de euros, a la vista del escaso interés de los mercados, algo que sin duda impidió que la magnitud del daño producido por la CAM entre miles de familias especialmente alicantinas haya sido devastador.

Ahora bien, ¿quiénes fueron los autores intelectuales de esta fenomenal operación de fraude financiero? Por decirlo de otra forma, ¿quién es la X financiera de las cuotas participativas de la CAM? Porque nadie pensará que ese personaje tan pánfilo como codicioso que es Mª Dolores Amorós tiene coeficiente intelectual  suficiente para ello. Pues bien, junto a los famosos Lehman Brothers en su calidad de agente bursátil, el ideólogo de este fiasco es, nada más y nada menos que, Emilio Ontiveros junto a AFI (Analistas Financieros Internacionales); pues sí, el famoso economista que predica su sabiduría desde medios de comunicación y foros bien famosos.

Como recogió alguno de los asistentes al acto de presentación de las cuotas participativas de la CAM en IFA Alicante, el 24 de mayo de 2008, el catedrático de Economía de la UAM y presidente de AFI, Emilio Ontiveros, en su intervención afirmó sin inmutarse:

“Las cuotas participadas de la CAM es el mejor producto financiero que, en este momento, está al alcance de inversores que desconocen la bolsa. Es una inversión segura; tan segura que estoy pensando en invertir cien mil euros; ¡haced como yo!”.

Claro que para hacer lo mismo que él, habría que pasar a la CAM las abultadas facturas que desde AFI estaba cobrando por sus servicios de asesoramiento financiero sobre este producto. AFI utilizó su artillería pesada para defender por medio de otros muchos economistas vinculados a esta institución en otros medios de comunicación, las bondades y virtudes financieras y bancarias de estas cuotas participadas. Bueno sería saber la cantidad que invirtieron en las mismas y qué dirían a las muchas familias afectadas en estos momentos.

Pero cuando llega la debacle y Banco CAM fue absorbido por el Sabadell, los titulares de las cuotas participativas únicamente estaban vinculados a CAM, por lo que sus posibilidades de recuperar su dinero eran prácticamente inexistentes. Todo este proceso tan fantástico que fue vendido como “un hito para el sistema bancario español”, se transformó en un gigantesco fiasco en el que los cuotapartícipes no han tenido ninguna capacidad de decisión.

Esto es lo que el juez Javier Gómez Bermúdez ha reconocido, al afirmar en un auto que los entonces directivos de la CAM “comercializaron determinados productos financieros, y en particular las cuotas participativas, sin haber proporcionado a los adquirentes una información veraz sobre la verdadera naturaleza del producto y sin haberles advertido de los riesgos que conllevaba su adquisición”. Conducta que podría ser considerada como “delito de estafa”, según el mismo juez señala en su auto.

Y mientras que el profesor Ontiveros multiplicaba sus alabanzas a la gestión de la CAM al igual que sus conferencias pagadas y organizadas por esta Caja, retribuidas de forma muy generosa, no ha tenido a bien explicar a muchos de los afectados, jubilados que se dejaron todos sus ahorros aconsejados por el director de su sucursal, familias enteras engañadas que ni siquiera sabían leer y escribir, o familias que se creyeron que ponían su dinero en una especie de libreta a plazo con un interés algo mayor, los motivos por los cuales han perdido sus ahorros y se ven en situaciones de extrema vulnerabilidad social y personal simplemente por hacer lo que él mismo recomendaba llevar a cabo, como prestigioso economista.

En otros países, la hipercrisis global que vivimos ha servido para poner encima de la mesa las responsabilidades inequívocas y criminales de una amalgama de instituciones y personas que incrustadas al poder político y financiero son quienes vienen alimentando buena parte del desastre económico y financiero que padecemos. De ello dio buena cuenta el magnífico documental Inside Jobs, que dedicaba uno de sus capítulos a analizar las relaciones incestuosas e irresponsables de un sector de economistas con responsables políticos, agencias de calificación, fondos de inversión y, en definitiva, estructuras de poder generadores de una arquitectura económica y financiera que están en la base de este disparate económico carente de elementos básicos de regulación, supervisión e intervención y que ha degenerado en una era senil del capitalismo.

Falta en España por analizar en profundidad las responsabilidades amplias, que van más allá de los dirigentes políticos y financieros directos, que han estado en el origen de decisiones tan dañinas como son las cuotas participativas. Y es tanto más urgente en la medida en que muchos de estos ideólogos siguen vendiendo mercancía averiada, responsabilizando a políticos de sus decisiones al tiempo que se han transmutado en aparentemente incuestionables tecnócratas. Al menos, la exigencia de perdón por los pecados y un propósito de enmienda serían necesarios ante tanto dolor causado.

Anuncios

3 pensamientos en “La “X” de las cuotas participativas de la CAM

  1. ¡¡Y cuántas veces este tipo ha sentado cátedra, por ejemplo, en el Hoy por Hoy de la Cadena SER!! Pero si los políticos y demás esquivarán toda responsabilidad en asuntos como el de las participativas, qué decir de Ontiveros (& CIA) que seguirán dando lecciones de Economía gracias a altavoces tan potentes como la SER, ElPaís…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s