Economistas tramposos y gobiernos de concentración

A medida que en los últimos meses la situación económica, social y política parece cada vez más desbocada, han emergido en España voces que de una forma orquestada reclaman un Gobierno de concentración como único flotador al cual podernos agarrar ante el naufragio de la nave. La campaña está tomando cuerpo en diferentes personajes, si bien, es el diario El País el medio que está empleándose a fondo en ello, junto a los economistas de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), quienes están dando el soporte ideológico y académico. Posiblemente el artículo de opinión publicado el viernes 1 de junio en El País: “No queremos volver a la España de los 50″, Jesús Fernández Villaverde, Luis Garicano y Tono Santos, a toda página, supone, no solo, el pistoletazo de salida de esta estrategia, sino uno de los artículos políticamente más perversos, involucionistas y dañinos que se ha publicado en este medio, por lo que conviene analizar algunos de los argumentos intelectuales y políticos defendidos por los sacerdotes FEDEA.

FEDEA: epicentro del pensamiento neoliberal

Para empezar, hay que destacar que FEDEA se ha configurado como uno de los centros académicos de pensamiento económico neoliberal más importante de España. Sus investigaciones y estudios tienen una orientación nítida e inequívoca, tan precisa como la lista de sus patrocinadores (Banco Sabadell, Abertis, Iberdrola, Abengoa, Banco Popular, Caja Madrid, Banco Español de Crédito, Banco de Santander, Repsol-YPF, Coorporación Financiera ALBA, S.A., Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Banco de España, Fundación Ramón Areces, La Caixa y Telefónica). Llama la atención, por ello, que afirmen ser un centro económico “creado para generar análisis económico de calidad con objetividad e independencia de criterio”. Sin embargo, un simple vistazo a los temas que centran sus preocupaciones, incluso a la naturaleza de sus propuestas, desmienten con rotundidad esta afirmación.

Sigue leyendo

Anuncios

ONG en crisis y crisis en las ONG

Decir que las ONG en España atraviesan un momento crítico puede parecer una obviedad. En un país que se desangra por sus cuatro costados, lo llamativo sería lo contrario. Sin embargo, estamos hablando de un auténtico fin de ciclo, algo que muchas ONG no son capaces de comprender, creyendo que todo se debe a   impagos de las administraciones y recorte de subvenciones. Pero esto no es así.

Es evidente que las deudas y los recortes han llevado a muchas de ellas a situaciones extremadamente delicadas, pero no más complicadas de las que viven otras muchas empresas, instituciones, proveedores, empresarios y autónomos. El problema es cuando se ha basado un modelo organizativo en la dependencia, en la subvención pura y dura, en la sumisión económica y programática. Se puede decir que el desplome de la financiación ha dificultado todo, pero muchas organizaciones se habían convertido en simples gestorías de proyectos y subvenciones, olvidando con ello la presencia social, la participación, la capacidad crítica y la independencia.

Sigue leyendo