Entre el cinismo y la insolidaridad: balance de la reunión ministerial del Grupo Mediterráneo sobre inmigración en Alicante

Cumbre Casa Mediterráneo

El pasado miércoles, 16 de abril, se celebró en Casa Mediterráneo de Alicante una reunión ministerial del llamado “Grupo Mediterráneo” sobre inmigración, contando para ello con la presencia de los Ministros de Asuntos Exteriores de Chipre, Francia, Grecia, Italia, Malta, Portugal y España. Los acontecimientos migratorios que se vienen sucediendo en la frontera Sur de Europa, junto a las reiteradas llamadas a que Europa asuma de una vez por todas una política migratoria común, hacían de esta reunión ministerial una oportunidad para poder encauzar los problemas que están detrás de las migraciones procedentes de África, y que con frecuencia adquieren unos perfiles dramáticos.

Sin embargo, tanto en la forma como en el fondo, la reunión solo fue una oportunidad perdida más para que Europa comprenda la complejidad de estos movimientos humanos y sus causas subyacentes, asumiendo con ello su responsabilidad política, humanitaria y en los procesos de empobrecimiento y desarrollo de los países de origen.

La pasada cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores de los siete países mediterráneos de la UE, también llamado “Grupo Mediterráneo”, reunido por vez primera en Casa Mediterráneo de Alicante con el propósito de abordar la problemática europea de la inmigración, suponía una cita diplomática importante a la vista de los trágicos sucesos que se vienen produciendo en el ámbito Mediterráneo, tanto por embarcaciones como por grupos de inmigrantes que tratan de acceder a Europa en condiciones dramáticas, y en muchos casos con cientos de fallecidos que dejan su vida en el intento. Además, Casa Mediterráneo acogía por vez primera una Cumbre Ministerial de alto nivel, después de las sucesivas polémicas que ha protagonizado. Precisamente por ello, la reunión y sus resultados merecen un análisis más pormenorizado del que se ha hecho hasta la fecha, tanto en la forma como en el fondo.

Sigue leyendo

Anuncios

La Plaza de Balmis como metáfora de Alicante

BalmisAntesLa plaza del Doctor Balmis, en Alicante, antes de ser demolida.

BalmisNueva

La nueva plaza del Doctor Balmis, tras su reforma.

La reforma de la plaza del Doctor Balmis, recientemente inaugurada, ejemplifica bien a las claras cómo es Alicante y cómo vienen haciéndose las cosas en esta castigada ciudad. Lejos de haber aprendido de las muchas lecciones que esta disparatada crisis nos viene enseñando con un elevado coste social y económico, el Ayuntamiento demuestra, una vez más, que sus políticas sobre la ciudad carecen de una planificación y reflexión urbanística y democrática, guiándose exclusivamente por el capricho, el amiguismo y el derroche injustificado, precisamente cuando las arcas municipales atraviesan una situación excepcionalmente crítica, encontrándose intervenido el Ayuntamiento por el Ministerio de Hacienda.

Se acaba de inaugurar la reforma de la plaza del Doctor Balmis, en el centro de Alicante, una obra injustificada que generó polémica cuando fue anunciada, en su tramitación y ahora, en su apertura al público, hasta el punto que quienes nos opusimos públicamente al proyecto podemos afirmar que estamos ante la crónica de una polémica anunciada. Juzguen ustedes mismos el resultado con las imágenes de cómo era la plaza derribada y lo que es ahora.

Sigue leyendo