Cartografía postelectoral

Cartografía electoral

No. No son “el fruto de una sociedad enferma”, como ha dicho esta semana el obispo de San Sebastián. Los resultados de las elecciones generales del pasado domingo son la demostración de que estamos ante una sociedad cada vez más compleja que ha sufrido con dureza los efectos de las severas políticas de ajuste y que vive con perplejidad una crisis sistémica que afecta a la credibilidad de numerosas instituciones, partidos y dirigentes. Como bien señaló el historiador Jacob Burckhardt, “la modernidad es la era de las simplificaciones salvajes” y, lejos de dejarnos llevar por los males y peligros que algunos anuncian, deberíamos tratar de comprender la naturaleza de los procesos que han generado esa distribución de votos, su efecto sobre los diferentes partidos y la recomposición del mapa político que genera. Es decir, intentar hacer una cartografía postelectoral que nos ayude a manejarnos en los territorios de la nueva política en la que nos adentramos.

Artículo publicado en el diario Información de Alicante, el domingo 27 de diciembre de 2015 (Pinchar aquí para ver enlace original)

A medida que la crisis, sus efectos y las políticas de austeridad salvaje se impusieron en España, la sociedad ha vivido un progresivo divorcio con los dos grandes partidos políticos que han estado en el cuadro de mandos del Gobierno central desde la Transición. Ahora bien, tanto el PP como el PSOE han protagonizado un uso patrimonial del enorme poder que han venido acaparando históricamente, dañando al sistema político pero también a numerosas instituciones, al tiempo que se alejaban cada vez más de una sociedad que sufría una situación de emergencia social que el PSOE ha tardado en reconocer y que el PP nunca ha querido aceptar. Si a todo ello añadimos el enorme daño económico, moral e institucional que ha provocado una corrupción imparable que de manera capilar ha infiltrado instituciones, partidos y territorios, envileciendo la política hasta extremos insospechados, se entenderá fácilmente la pérdida de apoyos que ambos partidos vienen sufriendo desde que comenzó la crisis, allá por 2008.

Sigue leyendo

Anuncios

El hambre en la campaña electoral

El hambre en campaña

Estamos profundamente equivocados: el mejor indicador para medir la evolución económica de un país no lo encontramos en su prima de riesgo, en su nivel de deuda o en la cotización de sus valores bursátiles, ni mucho menos. El indicador más contundente lo tenemos en el número de personas que son incapaces siquiera de alimentarse y requieren de la ayuda para dar respuesta a su ingesta de calorías diarias necesarias para sobrevivir. Ahí es donde tenemos un exponente inequívoco del grado de fortaleza o descomposición social de su población.

Artículo publicado en el diario Información de Alicante, el domingo, 6 de diciembre de 2015 (Pinchar para ver enlace original)

El pasado fin de semana se celebró un acontecimiento que por sí mismo demuestra la situación de emergencia social en la que nos encontramos y que, a pesar de su trascendencia, pasó llamativamente inadvertido en medio de la precampaña electoral en la que estaban embarcados todos los partidos políticos. Me refiero a la campaña anual de recogida de alimentos que en toda España organizó la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) en las 55 delegaciones existentes en todo el país. A lo largo de todo el fin de semana, la campaña consiguió recoger 22 millones de kilos de comida, un 5% más que el pasado año, permitiendo con ello llenar los almacenes, agotados por las continuas demandas de alimentos, que tendrán existencias para atender las necesidades de comida de 1,8 millones personas durante dos meses.

Sigue leyendo