Lecciones en Afganistán

Con la dificultad que tiene valorar los acontecimientos históricos cuando se están produciendo, no hay ninguna duda de que estamos asistiendo a una derrota de los países occidentales en Afganistán, por muy esperada que fuera, y a una tragedia humana de consecuencias todavía incalculables sobre buena parte de la población afgana, especialmente para sus mujeres y niñas.

No se trata únicamente de las vergonzosas y humillantes imágenes de la retirada a las que estamos asistiendo y el abandono a su suerte de buena parte de la población afgana, que permanecerán como símbolos icónicos de las dos décadas fracasadas de invasión militar estadounidense y de la OTAN en el país. Hablamos del desastre geoestratético y sus inciertos efectos que va a causar tras otras guerras desastrosas anteriores sobre Irak, Siria y Libia, cuyas consecuencias llevamos años sufriendo.

Sigue leyendo

Las posibilidades de nuestros nietos

6FADA66C-8818-447E-B829-191FA02B0650

En plena crisis económica, como la que vivía España por el año 1930, tras los dañinos efectos del crack del 29 y la Gran Depresión, llegó hasta nuestro país uno de los más importantes economistas de la historia invitado por la Residencia de Estudiantes, John Maynard Keynes. El propósito era dar una conferencia que tituló con el sugestivo nombre de “Posible situación económica de nuestros nietos”, en la que trataba de exponer su visión sobre el mundo en un siglo, para el año 2030. A punto de llegar a esta fecha, podemos reflexionar sobre ese mundo que pronosticaba Keynes como si fuéramos sus nietos, pero con la mirada puesta en lo que ya es un presente que se nos muestra repleto de incertidumbres.

Cuando se relee el discurso pronunciado por Keynes en Madrid hace noventa años, sorprende comprobar la vigencia de sus análisis en un mundo que tanto ha cambiado pero que mantiene muchos de sus problemas. “La depresión mundial reinante, la enorme anomalía del desempleo en un mundo lleno de necesidades, junto a los desastrosos errores cometidos, nos impiden ver la verdadera interpretación de lo que está sucediendo y nos impiden alcanzar la verdadera interpretación de los hechos”, explicó con particular lucidez y vigencia Keynes ante el público que abarrotaba el salón de actos de la Residencia de Estudiantes.

Sigue leyendo