Una interpretación de la nueva geometría política derivada de los resultados de las elecciones europeas

Podemos

La rapidez no es buena consejera para los análisis sosegados, pero la complejidad de los resultados que las elecciones europeas del 25M nos han proporcionado exige también de interpretaciones a los cambios que en la geometría política de España estos comicios han originado. Digamos, en primer lugar, que a un nivel europeo tenemos que interpretar estos resultados como un rechazo a las políticas austericidas aplicadas por la Troika. Mientras las sociedades se desangran, se están produciendo cambios políticos de distinta naturaleza que son una respuesta a la involución que las doctrinas neoliberales están llevando a cabo sobre las sociedades europeas.

El fracaso de los sondeos preelectorales

Empecemos subrayando un fenómeno llamativo y al mismo tiempo sorprendente, como es el estrepitoso fracaso en los sondeos electorales realizados tanto por el CIS como por otras grandes empresas demoscópicas. No hay justificación posible al hecho de que en ninguna de las encuestas publicadas apareciera siquiera la posibilidad de que Podemos consiguiera cinco diputados en el Parlamento Europeo, constituyendo uno de los mayores errores en la historia de los sondeos electorales. Y en defensa de la profesionalidad de esta disciplina, si bien se pueden alegar algunos problemas metodológicos, tenemos que mencionar dos factores determinantes. El primero de ellos, como se ha venido señalando, es una intencionada corrección en los sondeos, muestras y datos por parte del CIS por un uso partidista e interesado de sus encuestas. Pero también es cierto que las proyecciones de voto se suelen hacer sobre series históricas que cambian radicalmente cuando hay cambios de tendencia que no se tienen en cuenta, como ha ocurrido en estas elecciones. Curiosamente, Metroscopia también realizó hace pocos meses un “ajuste metodológico” que le llevó a inflar estimaciones a favor de los dos grandes partidos, el PP y el PSOE.

Sigue leyendo

Anuncios

Maldita infamia del paro

PARO

El tratamiento que en España se viene dando al problema del desempleo y a las cifras del paro demuestra bien a las claras la profunda miseria moral y la quiebra política en la que nos encontramos. Tanto tiempo falseando las cifras, ocultando su impacto y desvirtuando sus efectos para quienes carecen de empleo, que hemos terminado por aguantar con resignación cantidades enormes de mentiras, de infamias y de indignidad que han acabado por impermeabilizarnos moralmente. De tal forma que por enorme que sea la barbaridad, por gigantesco que sea el engaño o por infame que sea la ofensa que escuchemos, parece que nos resbala, como la lluvia cuando cae sobre los cristales. Sin embargo, posiblemente hablemos de uno de los mayores dramas humanos contemporáneos, de proporciones tan devastadoras que en muchos casos supone una deliberada muerte en vida de los millones de personas y familias que lo sufren.

Sigue leyendo