Mandarlos a Ruanda

Mientras Europa afronta los múltiples efectos de la grave crisis de refugiados desencadenada por la guerra en Ucrania, tomaba carta de naturaleza una grave violación contra una de las leyes del derecho humanitario más importante, que puede acabar con el derecho al asilo y a la protección internacional, tal y como los hemos conocido desde que fueron establecidos tras la Segunda Guerra Mundial.

Los planes impulsados desde Reino Unido por su primer ministro, Boris Johnson, para enviar a Ruanda a grupos de solicitantes de asilo desde territorio británico en vuelos de la infamia que han sido criticados por cientos de organizaciones sociales y humanitarias, universidades, diputados conservadores y hasta por una veintena de obispos de la Iglesia anglicana demuestra, a partes iguales, los malos tiempos que atraviesa una figura jurídica que ha sido fundamental para salvaguardar la vida de las personas desde hace décadas, mediante la Convención de Ginebra y su Protocolo de Nueva York, pero también evidencia la descomposición moral y política que vive Reino Unido desde que se embarcó en esa aventura trufada de mentiras y engaños llamada Brexit.

Sigue leyendo

Criptopatrañas

Las monedas digitales, también llamadas criptomonedas, han explotado con una fuerza inusitada, haciendo saltar en pedazos esa gigantesca burbuja de mentiras y falsedades que se ha construido en torno a uno de los activos económicos ficticios más inestables de la historia.

A lo largo del mes de mayo, el mercado de ese maná anunciado por ignorantes y oportunistas como un nuevo El Dorado, conocido como criptomonedas, se ha hundido hasta niveles inimaginables. Lo normal para activos especulativos artificiales construidos a base de patrañas incomprensibles y disparatadas. La tercera criptomoneda en valor mundial de capitalización, llamada Luna, se ha vaporizado de la noche a la mañana, perdiendo el 99% de su valor, lo que se llama desaparecer por completo, llevando a miles de personas en todo el mundo a perder todo su dinero invertido. Lo mismo ocurrió con TerraUSD, una criptomoneda mucho más compleja, que de la noche a la mañana pasó a no valer nada, sin olvidar el derrumbe del Bitcoin o Ethereum, las dos principales monedas digitales que alcanzaron sus niveles más bajos.

Sigue leyendo

Una sociedad enferma de violencia contra la mujer

Llevamos tanto tiempo y energías volcadas en la contención y el tratamiento de la pandemia de Covid-19 y sus efectos que hemos abandonado curar otros muchos daños que tiene nuestra sociedad. Y ya sabemos que hay heridas que, si no se sanan adecuadamente, se pueden infectar.

En los últimos años, asistimos con pasividad a sucesos espeluznantes que demuestran que hay cosas muy serias que no funcionan. Los delitos de violación y abusos sexuales, por ejemplo, están aumentando de una manera insoportable, conociéndose violaciones grupales cada vez más frecuentes y salvajes por parte de hombres sobre mujeres a las que, por si fuera poca su barbarie, además, agreden violentamente causando graves lesiones, narcotizan para despojarlas de cualquier atisbo de conciencia y en algunos casos, incluso, asesinan.

Cada cuatro horas se denuncia una violación en España, unas 168 violaciones cada mes. Y entre ellas, cada vez más son de carácter grupal, cometidas por hombres salvajes que convierten en una fiesta colectiva un delito tan despreciable. De hecho, desde el año 2016 se contabilizan 104 violaciones grupales a manos de estas manadas de bárbaros. Pero la situación es tan grave que en los últimos quince días se han denunciado cuatro violaciones grupales, siempre protagonizadas por hombres sin escrúpulos contra mujeres, en algunos casos muy jóvenes, a las que podemos imaginar el trauma y sufrimiento de por vida causado.

Sigue leyendo

Dilemas humanitarios en la guerra de Ucrania

La guerra que está teniendo lugar en Ucrania, tras la invasión realizada por el ejercito ruso, está planteando importantes tensiones y dilemas, no solo en el plano militar, estratégico y político, sino de una manera muy particular en el plano humanitario. Todo parece indicar que la operación corta y enérgica que planteaba Rusia, con una victoria apabullante y un control sobre todo el territorio de Ucrania, se ha convertido en una sucesión de fracasos y de sangrientas batallas, con un coste altísimo para el ejército ruso, tanto en términos de vidas humanas como de equipos militares, cuyo máximo exponente ha sido la pérdida de doce altos generales en el escenario de guerra abatidos por las tropas ucranianas.

Todo ello ha sido posible gracias al abastecimiento masivo de material militar, suministros, munición, recursos y sobre todo inteligencia por parte de los países occidentales y de la propia OTAN, en unos niveles nunca vistos en una guerra de esta naturaleza. Hasta el punto de que se habla de lo que se denomina, técnicamente, como una “guerra proxy”, aquellos combates de un estado contra otro en el que, además de sus fuerzas militares, se utilizan fuerzas de otro país, bien sea a través de soldados, milicias, equipos o combatientes de distinta naturaleza. Pero también Rusia está recurriendo a ello, en la medida en que ha necesitado contar con los sangrientos mercenarios de Wagner, voluntarios chechenos, fuerzas daguestaníes, soldados cosacos y bielorrusos, junto a milicianos de Siria, entre otras fuerzas que están ahora mismo sobre el terreno protagonizando los combates.

Sigue leyendo

Creadores de malestar

Hace veinte años que el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz publicó un libro premonitorio, “El malestar en la globalización”, en el que exploraba la creciente ola de descontento que se extendía por buena parte del mundo de la mano de unas reglas económicas profundamente injustas que alimentaban pobreza, desigualdad y una amplia insatisfacción.

Hoy en día, el malestar creciente parece haberse convertido en un elemento universal que sacude transversalmente a todas las sociedades. Son tantos los países en los que hay movilizaciones, conflictos, luchas, manifestaciones, huelgas y protestas de una forma u otra que pudiéramos pensar que este malestar global se ha convertido en la seña de identidad de nuestro tiempo, en una energía universal que une a todos los países y sociedades.

Sigue leyendo

Cazando mendigos en Alicante

Fotografía: Carolina Pascual / Diario Información

Al final, la imagen de la vergüenza en Alicante se ha producido, como bien informaba este diario el pasado fin de semana, recorriendo toda España, incendiando las redes sociales y ocupando multitud de referencias en diferentes medios de comunicación. Nuestra ciudad es ejemplo de intolerancia y barbarie contra las personas más débiles, paradigma de inhumanidad y crueldad hacia los más pobres desde las políticas que lleva a cabo la derecha del PP y Cs con el apoyo de la extrema derecha de Vox.

En la fotografía captada por Carolina Pascual que ocupaba la portada del ejemplar de Información del pasado domingo, y que ha recorrido el país de punta a punta, dos policías municipales están sancionando a una mujer sentada en el suelo recostada contra la pared en una céntrica avenida de la capital. Las ropas y el carro azul a su lado delatan su condición vulnerable, estando acompañada por un dócil perrillo negro como única compañía. A su vez, las personas que caminan y contemplan la escena, miran con una mezcla de asombro y curiosidad. Como se informaba en la noticia, la mujer recibió el acta de denuncia con absoluta corrección, siendo requerida a que se marchara, obedeciendo de inmediato y saludando amablemente a los policías que le entregaban la notificación. El alcalde, Luis Barcala, había puesto en marcha la ordenanza de la vergüenza, que entró en vigor hace un mes, incoando la primera multa a una mujer que mendigaba, sin ejercer coacción ni molestar a los transeúntes.

Sigue leyendo

Bajar impuestos

Una y otra vez, año tras año, al margen de cualquier racionalidad económica, con independencia de si atravesamos una crisis o salimos de ella, de si tenemos un mayor déficit fiscal o si necesitamos reforzar servicios públicos esenciales, la derecha plantea la rebaja de impuestos como receta universalmente válida, a pesar de que sus efectos no sean, ni mucho menos, los que predican. Efectivamente, la bajada de impuestos se ha convertido en el amuleto electoral que una y otra vez el Partido Popular agita cuando quiere llegar al Gobierno, aunque luego, cuando lo hace, olvida esa especie de barra libre fiscal que exigen de manera machacona.

¿Que entramos en una gigantesca recesión económica, como la que vivimos durante la pasada crisis financiera? Pues la derecha no para de pedir rebaja de impuestos. ¿Que conseguimos iniciar la recuperación económica? Pues a bajar impuestos también. ¿Que se desencadena una pandemia histórica, de consecuencias nunca vistas, que exige del Estado redoblar su sistema de protección y atención a los más afectados? Pues también hay que bajar impuestos, y con rapidez, aunque no paren de pedir más y más ayudas para sectores económicos y profesionales. ¿Que erupciona un volcán, sube la luz o hay huelga de camioneros? Pues nada mejor que bajar impuestos. Y por supuesto, si entramos en un escenario incierto de crisis energética, guerra a las puertas de Europa, encarecimiento de materias primas e interrupción en las cadenas globales de suministros, pues también se pide, si cabe con mayor insistencia, reducir y reducir más impuestos, como única respuesta a problemas globales de una extraordinaria complejidad.

Sigue leyendo

Carolinas resiste

Quedo para charlar en uno de los lugares emblemáticos de Carolinas Bajas, la librería y cafetería Fahrenheit 451, convertida en símbolo de los cambios que está viviendo este barrio, con tres de los vecinos que impulsan desde hace años su hermoso dinamismo hasta convertirse en símbolo del nuevo movimiento vecinal de Alicante. Pero del movimiento vecinal real, comprometido, el que está con la gente y no se pliega a convertirse en simples comparsas de los gobernantes municipales, luchando contra las adversidades y la falta de apoyo para dinamizar uno de los barrios más importantes de la ciudad, construyendo alternativas ante años de abandono.

Quedar una tarde de lluvia en Alicante, ante una mesa camilla y con un café, para charlar sobre un barrio combativo de la ciudad, rodeados de buenos libros, hace que las horas te envuelvan sin tener conciencia del tiempo, escuchando, aprendiendo y conociendo cómo hay muchas personas que no se resignan a que esta ciudad se consuma por la desidia, trabajando a pie de calle para impulsar dinámicas sociales y vecinales innovadoras que apuestan por la revitalización ciudadana a pie de calle.

Con pasión y entusiasmo, Sento Oncina, Anne Ponsart y Fernando Patón me explican toda la trama de actividades que se llevan a cabo en este barrio, las muchas iniciativas singulares que reivindican espacios olvidados, que tratan de regenerar lugares abandonados, que construyen convivencia, que apoyan a la gente más desprotegida, que impulsan propuestas de cultura, deporte, ocio, encuentro, convivencia y fiesta ante el desierto que sufren desde las concejalías del Ayuntamiento y sus responsables políticos. Son tantas las actividades que me van explicando que me cuesta anotarlas en mi cuaderno con orden, porque no dan importancia a esta vitalidad ciudadana, sin darse cuenta de la energía que todo ello representa en unos momentos en los que el asociacionismo vecinal está bajo mínimos.

Sigue leyendo

En manos de un chantajista

No ha podido elegir peor momento el presidente Pedro Sánchez y su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, para anunciar su apoyo a la propuesta del rey de Marruecos sobre la autonomía en el Sáhara occidental, basada en aceptar la soberanía marroquí sobre unos territorios ocupados militarmente. Mientras la comunidad internacional mostraba su rechazo unánime a la invasión militar de Rusia sobre Ucrania, el Gobierno español se vio obligado a confirmar lo que el presidente Sánchez había comunicado mediante una carta personal al propio rey de Marruecos. España aceptaba por la fuerza de la ocupación armada, la soberanía sobre unos territorios que, como han reconocido de manera repetida las Naciones Unidas y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, no son parte de Marruecos al tener la consideración de territorio no autónomo pendiente de descolonización.

Mientras el rey de Marruecos, Mohamed VI, disfrutaba en uno de sus lujosos palacios en el estuario del rio Komo, en Gabón, recibía la carta que le remitió el presidente del Gobierno de España, sintiéndola como una victoria personal histórica. Y sin dudarlo un momento, el propio rey ordenó filtrar a la prensa este documento diplomático, violando (una vez más) las normas básicas que rigen las relaciones entre Estados y obligando al Ejecutivo español a dar explicaciones atropelladas de una decisión incomprensible.

Sigue leyendo

El telegrama largo de Kennan y la guerra de Rusia contra Ucrania

La guerra de Rusia contra Ucrania ha llevado a revisar un buen número de sucesos y teorías para tratar de comprender mejor la estrategia destructiva de Vladimir Putin.

En coincidencia con el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, el pasado mes de febrero, se cumplían 76 años de un momento histórico en las relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, en el inicio de la llamada Guerra Fría, que fue fundamental para entender las decisiones que explicaban la política exterior soviética, sirviendo para construir la política norteamericana en las siguientes décadas. Además, fue un momento tan importante en las relaciones internacionales que se estudia en universidades y centros de pensamiento de todo el mundo, con el nombre de “el telegrama largo de Kennan”.

Sigue leyendo