De los aplausos a la reconstrucción

84425379-0BFB-4534-91B6-19AA7F92BB80

Como si camináramos sobre el hielo que se resquebraja bajo nuestros pies, vivimos tiempos de cambios y transformaciones desconcertantes en los que la lucha por el papel higiénico de doble capa se ha convertido en la verdadera lucha de clases. Por vez primera países, sociedades y grupos sociales hemos adoptado una bandera común que se ha convertido en signo de bienestar y tranquilidad, pero que también ha desatado los peores instintos en quienes han tratado de acaparar rollos y rollos de papel por encima de sus necesidades, sin importarles los demás, sin caer en la cuenta de que solo pensando en los otros podremos salir de ésta. 

Durante los últimos cincuenta años, el pensamiento político y las estructuras económicas impuestas protegieron y santificaron los intereses privados frente a las necesidades colectivas de la sociedad. La acumulación de papel higiénico es la expresión mundana de esa acumulación de riqueza desmedida y de capitales arrogantes que han impulsado un buen número de dirigentes políticos e ideólogos en todo el mundo. Su religión predicaba valores enfermizos como el individualismo frente a la ética colectiva, la competitividad frente a la cooperación, el éxito económico desmedido por encima de todo como han venido sermoneando numerosos líderes sin principios. Y para ello, han sacralizado un mercado que solo ha servido para alimentar los procesos de desigualdad económica y social más gigantescos que nunca se han visto, pero que se pone de lado ante una crisis de escala desconocida como la que atravesamos. Pero siempre dañando al Estado a favor de sus intereses privados. La esencia de este pensamiento la explicaba muy bien Rodrigo Rato en su comparecencia ante el Congreso de los Diputados por la crisis de Bankia y el rescate multimillonario pagado con dinero público, cuando afirmó sin complejos: «Es el mercado, amigo». Así trataba de eludir responsabilidades ante el saqueo de la entidad.

Sigue leyendo

Generación Coronavirus

886B9A4C-3025-4792-A0A7-FCC4F7EE2C46

Cuando vivimos un momento histórico, con frecuencia, no tenemos conciencia de su trascendencia hasta que no ha pasado y contamos con una cierta perspectiva. Esto es lo que nos ocurre en estos momentos con la pandemia del Covid-19, un acontecimientotrascendental que va a cambiar el mundo y nuestras vidas de una manera muy profunda, al tiempo que está obligando día a día a todos los países, en mayor o menor medida, a adoptar decisiones inimaginables.

Para quienes hemos asistido a la caída del Muro de Berlín y al estallido de la Unión Soviética, las crisis nucleares de Chernóbil y Fukushima, la Gran Recesión iniciada en 2008, la crisis de los refugiados en el Mediterráneo de 2015, el Brexit y la ruptura de la UE y el avance del cambio climático, esta pandemia, cuyo final todavía no está escrito, se suma a una larga lista de sucesos que están marcando nuestra generación. Se habla mucho de los efectos sanitarios y en la salud del coronavirus, del papel de los servicios médicos, de epidemiología, virología, prevención, contagios, vacunas, pero hasta la fecha se habla muy poco de las profundas transformaciones sociales y políticas que este SARS-CoV-2 va a traer, además del enorme daño para la economía mundial que va a causar.

Sigue leyendo

Obscena desigualdad

830ED38D-7C4B-4440-A194-6C864C67902C

Sobre pocas cosas hay tanta unanimidad hoy en día como en la gravedad de los profundos niveles de desigualdad que se han alcanzado, el síntoma de la enfermedad de un sistema económico capaz de generar los procesos de acumulación de riqueza más formidables de la historia que amenazan la estabilidad mundial. Es algo en lo que coinciden desde el Papa Francisco al Fondo Monetario Internacional, pasando por instituciones multilaterales, universidades y centros de investigación de todo el planeta.

En nuestro país esta desigualdad es sorprendentemente alta en el conjunto de la UE, tanto si se comparan ingresos o renta mediante el coeficiente de Gini que lo mide, con una particularidad: España es el país de la OCDE donde más ha avanzado la desigualdad, pero también donde más se ha ampliado la pobreza, un coctel explosivoque todas las estadísticas, estudios y centros de investigación destacan. Y es que la desigualdad en el reparto de los recursos económicos también se corresponde con disparidad en la participación pública y en el acceso a servicios básicos como sanidad y educación, siendo una característica estructural de nuestro modelo social. La larga etapa de expansión económica previa a la Gran Recesión de 2008 amplió la brecha entre las rentas del capital y las rentas del trabajo en la sociedad española, entre empresarios y trabajadores, sentando las bases de un país cada vez más divergente. Posteriormente, el estallido de la crisis y sus devastadores efectos han tenido un impacto particularmente dañino sobre los trabajadores que, en España, tienen salarios de los más bajos de Europa junto a condiciones laborales particularmente vulnerables.

Sigue leyendo

La enfermedad de la pobreza

97E45A2C-DE25-43CB-A2B2-A7ABCA8B6D96

La visita a España durante dos semanas del relator especial de las Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, el australiano Philip Alston, ha situado en primer plano de la actualidad numerosos datos y análisis que este alto diplomático internacional ha obtenido, tras su visita a diferentes ciudades, barrios y poblados marginales, entrevistándose con autoridades, responsables públicos, investigadores, activistas sociales y, por supuesto, escuchando a numerosas personas que viven diferentes situaciones de privación. Forma parte del trabajo de estos enviados especiales, quienes tienen que visitar sobre el terreno los países que analizan, entrevistándose con todas las partes objeto de su estudio para que éste sea riguroso.

Aunque el informe final será presentado oficialmente en junio ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en Ginebra, se ha conocido un primer avance, conteniendo un balance tan desgarrador como preocupante sobre el impacto, las consecuencias y los efectos de la pobreza en nuestro país. En realidad, por alarmantes que sean las conclusiones obtenidas por el enviado de las Naciones Unidas, lo único que ha hecho es certificar de primera mano lo que desde hace años desde muchos otros ámbitos, investigadores, activistas y organizaciones especializadas venimos señalando sin éxito: la pobreza y la desigualdad en España han alcanzado niveles intolerables quenos dañan como sociedad y erosionan profundamente nuestras posibilidades como país. Pero por encima de todo, generan un enorme sufrimiento en quienes las padecen, limitando sus posibilidades y afectando de manera determinante a su vida.

Sigue leyendo

Acuerdos migratorios

494E042B-8AB8-4F30-A17C-2D78A104A27A

Desde hace tiempo, el Gobierno vasco en estrecha colaboración con diferentes actores de esa comunidad está impulsando algunas de las políticas más avanzadas y exitosas de toda España en campos muy diversos, como sucede con las políticas sociales.

Muchos señalan que se debe a que cuentan con un singular medio de financiación a través de un concierto económico que les proporciona soberanía fiscal, algo que, siendo cierto, ignora otros elementos fundamentales que otorgan, si cabe, más valor a la audacia de sus políticas vanguardistas. Por un lado, el hecho de que a pesar de haber sufrido durante más de medio siglo el azote del terrorismo, con el enorme daño que produjo en su sociedad, han sabido mirar hacia delante y trabajar para construir una sociedad fuerte. Al mismo tiempo, en el diseño y la ejecución de sus políticas públicas tienen un papel esencial los profesionales, técnicos y funcionarios con conocimientos especializados, cuyo criterio es respetado de manera muy importante por los políticos, a diferencia de lo que ocurre en otras muchas comunidades. Y por último, el País Vasco cuenta con un movimiento social amplio y vigoroso, que es tenido en cuenta por las diferentes instituciones y sus responsables políticos.

No tengo dudas de que todo ello exigiría de mayores matizaciones, pero de manera muy resumida es lo que durante los muchos años que he trabajado con diferentes instituciones de esta comunidad he podido constatar y me han trasladado profesionales y políticos de muy distintos ámbitos, colores y posiciones. Y les aseguro que me precio de haber podido hablar, trabajar, comer e incluso contar con la amistad de grandes personas del País Vasco que han estado en espectros ideológicos muy distintos y a las que siempre he escuchado con atención. Por ello, ver en un partido como el PNV, que sería lo más parecido a una formación de derecha europea, las dosis de sensatez, respeto, capacidad de diálogo y sentido de Estado que demuestran no me sorprende porque es lo que, de manera callada, están haciendo en las diferentes instituciones donde gobiernan a través de un buen número de las políticas que impulsan. Hasta el punto que en muchos campos, esta comunidad autónoma se ha convertido en referenciade buenas prácticas, de las que bien harían por tomar nota otras muchas autonomías.

Sigue leyendo

30 años de la Cooperación Valenciana

03D344CD-E0AC-4BB0-AA24-40C1C3204FF4

Las celebraciones y aniversarios son siempre un buen momento para tomar conciencia del camino recorrido y valorar hacia donde nos dirigimos, además de compartir con las personas cercanas esos momentos. En la Comunidad Valenciana estamos en uno de ellos, ya que se cumplen los 30 años de trayectoria de la cooperación al desarrollo que desde la Generalitat, pero también desde otros muchos municipios, instituciones, organizaciones no gubernamentales, universidades y grupos de solidaridad se viene poniendo en marcha. Hablamos de una política sustantiva que hace realidad nuestro compromiso con problemas globales que nos afectan directamente y nuestra voluntad de trabajar para construir, para nosotros y nuestros hijos, un mundo mucho más justo, algo que día a día vemos como absolutamente imprescindible. 

El pasado viernes, en el Palau de la Generalitat con la presencia del President, Ximo Puig, de otras autoridades y por supuesto de una amplia representación política, del mundo de la solidaridad y de otras muchas instituciones, tuvo lugar un acto de conmemoración y reflexión de las tres décadas de cooperación valenciana que se cumplen ahora, en el que tuve el honor de intervenir. Todo ello, además, acompañado de un libro amplio que desde la Dirección General de Cooperación de la Generalitat se ha realizado, junto a una exposición fotográfica. En unos momentos en los que junto al negacionismo climático y de género, se está también defendiendo sin pudor alguno un negacionismo solidario por parte de una extrema derecha tan rampante como ignorante, bueno es que expliquemos, defendamos y reivindiquemos unos compromisos que forman parte importante de la agenda mundial y que nos comprometen, como país, como región y como sociedad, si queremos que la humanidad avance.

Sigue leyendo

Las posibilidades de nuestros nietos

6FADA66C-8818-447E-B829-191FA02B0650

En plena crisis económica, como la que vivía España por el año 1930, tras los dañinos efectos del crack del 29 y la Gran Depresión, llegó hasta nuestro país uno de los más importantes economistas de la historia invitado por la Residencia de Estudiantes, John Maynard Keynes. El propósito era dar una conferencia que tituló con el sugestivo nombre de “Posible situación económica de nuestros nietos”, en la que trataba de exponer su visión sobre el mundo en un siglo, para el año 2030. A punto de llegar a esta fecha, podemos reflexionar sobre ese mundo que pronosticaba Keynes como si fuéramos sus nietos, pero con la mirada puesta en lo que ya es un presente que se nos muestra repleto de incertidumbres.

Cuando se relee el discurso pronunciado por Keynes en Madrid hace noventa años, sorprende comprobar la vigencia de sus análisis en un mundo que tanto ha cambiado pero que mantiene muchos de sus problemas. “La depresión mundial reinante, la enorme anomalía del desempleo en un mundo lleno de necesidades, junto a los desastrosos errores cometidos, nos impiden ver la verdadera interpretación de lo que está sucediendo y nos impiden alcanzar la verdadera interpretación de los hechos”, explicó con particular lucidez y vigencia Keynes ante el público que abarrotaba el salón de actos de la Residencia de Estudiantes.

Sigue leyendo

El barrio de San Antón como metáfora

87460BF7-0EC6-4C86-95D6-F88749508D9D.jpeg

Con relativa frecuencia se menciona la ausencia de un modelo de ciudad como uno de los principales motivos del proceso de deterioro imparable que vive Alicante, algo equivocado. Quienes lo afirman deben pensar que las urbes son como las magdalenas, que crecen en función de los moldes que tengan, cuando en realidad, lo que viene fallando es un buen modelo de gobierno municipal para evitar que Alicante y sus barrios permanezcan como un barco a la deriva y sin rumbo, abandonados a su suerte.

Ese buen modelo de gobierno del que Alicante carece tendría que haber recuperado, hace tiempo, la ciudad como un espacio de derechos: a la vida de calidad para sus vecinos, al cuidado de los barrios y los espacios públicos, a la convivencia, a la vivienda, a la identidad, al respeto del patrimonio urbano, a la participación real, a la regeneración urbana, a la cohesión social y a la convivencia, entre otros muchos.

Por el contrario, el abandono visible que viven buena parte de los 42 barrios y partidas rurales en Alicante evidencia una falta de proyecto político global sobre la ciudad, dejando así que se ensanche una brecha cada vez mayor entre unos barrios y otros. En muchos de ellos el deterioro urbano es imparable, la falta de cohesión social manifiesta, la degradación en su parque de viviendas y en sus escasos espacios públicos insoportable, viviendo actuaciones de carácter marginal que los convierten en territorios en declive, a pesar de tener unas condiciones magníficas para disfrutar de una buena calidad de vida.

Sigue leyendo

Las ciudades y las migraciones

6DE0E430-9BEB-4B89-A5F4-1EC3C946C60F.jpeg

El papel cada vez más importante de las ciudades de todo el mundo hacia las migraciones viene centrando numerosas actividades en los últimos años. Alcaldes y funcionarios locales, técnicos y especialistas, junto a organizaciones sociales vienen participando en debates, cumbres y foros encaminados a tomar conciencia sobre la forma más adecuada en que ciudades y entidades locales pueden gestionar mejor el impacto que las migraciones impulsan. Hasta tal punto que el término “migración” se ha convertido también en un sinónimo de urbanización, debido al papel dominante de las metrópolis como destino de la mayoría de los migrantes.

Junto a importantes organizaciones y centros de investigación, destacados académicos vienen analizando los nuevos perfiles de unas ciudades cada vez más precisas a la hora de intervenir sobre los procesos migratorios con mucha mayor eficacia que los propios estados. Autoras como la socióloga, premio Príncipe de Asturias y profesora de la Universidad de Columbia, Saskia Sassen, ha estudiado a fondo las nuevas ciudades globales cuyas capacidades trascienden con creces las fronteras de un país. A su vez, la antropóloga y profesora de la Universidad de Manchester, Nina GlickSchiller, amplía este enfoque, describiendo las ciudades como espacios de continuos cambios que determinan el carácter de las urbes contemporáneas, asignando un papel cada vez más importante a las administraciones municipales, mucho más de lo que sus autoridades creen. De esta forma, surge con fuerza la convicción de que las urbes tienen una responsabilidad cada vez mayor sobre las migraciones y los inmigrantes que en ellas viven, habiéndose convertido en determinantes significativos de los patrones mundiales de la inmigración en estos momentos.

Sigue leyendo

Las ciudades y la Agenda 2030

EA3D3DF2-B817-49CC-B4FB-E0A315E1971C

Uno de los elementos que están impulsando cambios en las ciudades de todo el mundo son los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados por las Naciones Unidas en septiembre de 2015 y que establecen la llamada Agenda 2030. Su capacidad para avanzar sobre un buen número de los desafíos sociales, ambientales y económicos que tienen las urbes, la posibilidad de generar procesos de planificación adaptados a las capacidades específicas de cada municipio, junto a las abundantes buenas prácticas que se están desplegando en ámbitos subnacionales están colocando a estas agendas locales y regionales 2030 como valiosos activos de localización a nivel mundial.

En la medida en que el proceso de urbanización global avanza de manera imparable, albergando más de un 54% de la población mundial en las zonas urbanas, emergen problemas de una particular intensidad en las ciudades, de cuya respuesta dependerá el futuro de la humanidad. Desde la garantía de ofrecer viviendas adecuadas acompañadas de servicios de calidad que permitan sostener una vida digna de los ciudadanos, hasta afrontar los nuevos efectos del cambio climático, el aumento de la contaminación y de los riesgos por los desastres naturales, junto a desafíos históricos, como las bolsas de pobreza y desigualdad que conforman los cinturones urbanos de miseria, sin olvidar los altos niveles de desempleo existentes en barrios marginales en los que se concentran la exclusión y la marginación. Estos y otros muchos problemas son identificados en las 169 metas que es donde de verdad se materializa la Agenda 2030, bien distintos de los 17 Objetivos que publicitan numerosas personas e instituciones, y que no pasan de ser simples eslóganes propagandísticos.

Sigue leyendo